USO OBLIGATORIO DE LA MASCARILLA EN ESPACIOS PÚBLICOS

Desde el 14 de julio, se encuentra en vigor el uso obligatorio de la mascarilla con independencia de la distancia interpersonal. Según la orden del departamento de Sanidad, publicada en el Boletín Oficial de Aragón, “las personas de seis años en adelante están obligadas al uso de mascarilla en la vía pública, en los espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, con independencia del mantenimiento de la distancia física interpersonal de seguridad.” Se recuerda que en las terrazas de bares y establecimientos de hostelería es obligatorio llevar puesta la mascarilla salvo en el instante de consumir.
En el punto segundo, sobre la naturaleza personal de esta obligación, la orden establece que “la obligación de disponer y utilizar la mascarilla tiene carácter personal y es independiente de las obligaciones de prevención de riesgos laborales que, ordinariamente, puedan existir en el ámbito laboral.”
Sobre las excepciones, en el punto tercero se dispone que “la obligación no será exigible para las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.” Asimismo, se establece que “tampoco será exigible en el caso de la práctica deportiva individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias.”
Por otra parte, “se recomienda el uso de la mascarilla en los espacios privados, tanto abiertos como cerrados, cuando existan reuniones o una posible confluencia de personas no convivientes, aun cuando pueda garantizarse la distancia de seguridad.”
El objetivo primordial de estas medidas es proteger a los ciudadanos del posible contagio del virus y frenar la propagación del COVID-19 entre la población.